La principal característica es la presencia de uno o más episodios maníacos o episodios mixtos. No se cuentan para establecer el diagnóstico aquellos episodios de trastorno del estado de ánimo que sean inducidos por sustancias, o por enfermedad médica o por algún tratamiento para enfermedades, entre ellos la depresión.

Estos episodios no deben estar superpuestos a una esquizofrenia o cualquier otro trastorno psicótico.

Puede que en el transcurso del cuadro se produzca un cambio en la polaridad, esto es, se pase de un episodio depresivo mayor a un episodio mixto o maníaco, o viceversa, es decir, de un episodio maníaco o mixto a un episodio depresivo mayor. Si, por el contrario, si es un episodio hipomaníaco el que evoluciona a un episodio maníaco (o viceversa), o es un episodio mixto el que evoluciona hacia uno maníaco (o al revés) no se puede catalogar como dos episodios, y se considera tan sólo un episodio único.

Para una clasificación más clara, en los trastornos bipolares se puede clasificar también la naturaleza del último episodio de la forma que sigue: episodio más reciente hipomaníaco, episodio más reciente mixto,…, y así con todos los trastornos.
Cache hits : 5 [83%]
Cache misses : 1 [16%]
Cache total : 6
Url added to cache : 2740



Misses list
index.php?option=com_search&lang=es&searchword=

In memory, waiting to be written : 0
Ram used : 406480