Para el diagnóstico de delirium inducido por sustancias es necesario haber demostrado a través de la historia, de la exploración física o de las pruebas de laboratorio que la intoxicación o abstinencia de sustancias, los efectos secundarios de la medicación o la exposición a tóxicos están etiológicamente relacionados con el delirium (Criterio D).