La demencia de tipo vascular se caracteriza por un comienzo agudo, una evolución generalmente en forma escalonada y un deterioro escalonado. Estas características favorecen que sea relativamente fácil indicar el momento a partir del cual el enfermo empeora, en lugar de observar el gradual y continuo deterioro que se produce en la enfermedad de Alzheimer.


Su curso es fluctuante y abrupto pudiendo ocurrir que durante un periodo de tiempo el paciente, aparentemente, no empeore, o que también permanezca estable durante años, incluso que presente una discreta mejoría; sin embargo, a final de cuentas conforme pasa el tiempo, en la mayoría de los casos, la demencia empeora, y su avance resulta inevitable.


Lo primero que aparece es la pérdida de la memoria reciente y desaparición de habilidades que el individuo tenía. Generalmente progresa con el curso de los años, escalonadamente, complicada frecuentemente con episodios de confusión mental, muchas veces con agitación y excitación.


El pronóstico depende en gran medida del momento en que se detectó el problema y el grado de atención que se de a la persona enferma.

Cache hits : 5 [83%]
Cache misses : 1 [16%]
Cache total : 6
Url added to cache : 2740



Misses list
index.php?option=com_search&lang=es&searchword=

In memory, waiting to be written : 0
Ram used : 406536