El electroencefalograma permanece dentro de la normalidad hasta fases finales, lo que puede ayudar en ocasiones en el diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer en la cual se enlentece el trazado desde fases no avanzadas.

 

En cuanto a la neuroimagen estructural, en la imagen por resonancia magnética se suele evidenciar atrofia progresiva de lóbulos frontales y/o temporales anteriores. La atrofia hipocámpica con preservación del lóbulo medial caracterizaría la DFT, frente a la enfermedad de Alzheimer en la que ambas estructuras están atróficas. Además de la atrofia, que refleja los hallazgos histológicos, también se encuentran comúnmente alteraciones de señal de predominio periventricular frontal, aunque se pueden ver en toda la sustancia blanca frontotemporal. La relevancia de este hallazgo particular de alteración de señal periventricular puede ser debida a sesgos en la selección de casos, de todas formas. La TAC es de escaso interés, comparativamente.


En la neuroimagen funcional (SPECT y PET) se ha descrito la observación en fases clínicamente bastante precoces de imágenes que sugieren hipoperfusión o hipofunción selectiva, no siempre simétrica, de las regiones anteriores (frontal y temporal), y de las regiones de la línea media a diferencia de la enfermedad de Alzheimer. Las posibilidades de la neuroimagen funcional con RM están todavía en desarrollo.

Cache hits : 0 [0%]
Cache misses : 1 [100%]
Cache total : 1
Url added to cache : 0



Misses listIn memory, waiting to be written : 0
Ram used : 0