BIOLOGIA Y SALUD MENTAL

Tratado multidisciplinar: Actividad cerebral, Procesos mentales superirores. Comportamiento

Los agentes industriales más vinculables a un síndrome demencial son los solventes orgánicos y los pesticidas.

No existe duda sobre los efectos agudos de la exposición a concentraciones elevadas a la mayoría de los solventes orgánicos. De hecho, la euforia, característica de la intoxicación aguda, es un factor que ha generado abuso y adicción a esas sustancias. Hay una amplia literatura sobre la aspiración voluntaria de sustancias que contienen solventes orgánicos, tales como cola, diluyentes de pintura, limpiador de manchas, marcadores (King 1983; Watson 1980).

 

Las intoxicaciones por disolventes y sus vapores se producen generalmente en el ámbito laboral donde se manipulan estas sustancias, y donde son más frecuentes las exposiciones prolongadas a concentraciones tóxicas, aunque pueden presentarse intoxicaciones domésticas, por accidente, o voluntarias, al ser utilizadas como agente de autolisis o como drogas de abuso.

Los disolventes orgánicos son sustancias que a temperatura ambiente se encuentran en estado líquido y pueden desprender vapores, por lo que la vía de intoxicación más frecuente es la inhalatoria, aunque también se puede producir por vía digestiva y cutánea.

Todos los disolventes orgánicos son tóxicos, aunque su toxicidad varía de unos productos a otros. Los vapores que desprenden son más pesados que el aire, por lo que su mayor concentración estará cerca del suelo. Estos vapores son rápidamente absorbidos a través de los pulmones, cruzan con gran facilidad las membranas celulares, y, debido a su gran solubilidad en grasas, alcanzan concentraciones especialmente altas en el SNC. La excreción tiene lugar a través del pulmón, y aquellos que se metabolizan por oxidación hepática para formar compuestos solubles en agua, pueden ser excretados por el riñón.

Algunos investigadores discuten la existencia de un “síndrome orgánico producido por los solventes”, debido a la exposición crónica a niveles bajos de solventes orgánicos, sin embargo, últimamente se ha evidenciado por tomografía axial computarizada (TAC) la existencia de atrofia cortical en casi 80% de los casos que presentan alteraciones en la realización de pruebas neuroconductuales (Arlien-Soberg y col., 1979), también, por medio de estudios neumoencefalográficos se aprecia atrofia cortical en 64% de los trabajadores sospechosos de tener intoxicación crónica (Juntenen y col., 1980), y disminución del flujo de sangre cerebral (Arlien- Soberg y col., 1982, Risberg y Hagstadius, 1983). No obstante, otros estudios recientes (Orbaek y col., 1987; Ellingsen y col., 1993) no confirman los resultados iniciales de TAC o no muestran una clara relación dosis-respuesta.

Otro asunto de importancia es el efecto agudo de la exposición a bajas concentraciones a corto plazo, Johnson y Anger (1983) han planteado que estas exposiciones podrían ser una causa de accidentes en centros de trabajo.

Las evidencias sobre los efectos neuroconductuales producto de la exposición a niveles crónicos y bajos de solventes orgánicos, surgen de estudios epidemiológicos de morbilidad neuropsiquiátrica, estudios de corte transversal, informes de casos y exposición de voluntarios en cámaras de laboratorio con exposición controlada. En muchos de los estudios ocupacionales los trabajadores han sido expuestos a solventes múltiples, y aunque las concentraciones de componentes individuales se consideran dentro de limites normales, su interacción eleva la toxicidad de la mezcla, así mismo, el tolueno actúa sinergísticamente con la mayoría de los solventes orgánicos.

Además de ser depresores del SNC, los disolventes producen efectos subjetivos que pueden ser similares a los de la marihuana, aunque las alucinaciones visuales son más intensas. También producen otros síntomas como euforia, excitación y sentimiento de omnipotencia, acompañados de visión borrosa, zumbidos de oídos, alteraciones del lenguaje, dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor torácico o broncoespasmo.

Clínicamente los pacientes parecen borrachos, pero su aliento, su pelo o su ropa huelen a disolvente. Pueden presentar disminución del nivel de conciencia con progresión a convulsiones, status epiléptico o coma. La muerte súbita es un riesgo conocido de la intoxicación por disolventes, y se piensa que se debe a arritmias cardíacas graves. Por otra parte, la mayor parte de los disolventes, en contacto con la piel, producen dermatitis por sensibilización o por eliminación de las grasas de la piel.

Además de los síntomas debidos a la intoxicación aguda, los disolventes producen efectos a largo plazo por exposiciones repetidas a bajas concentraciones, debido a la lesión del hígado, riñones, SNC y médula ósea.

Escribir un comentario

Su comentario puede tardar más de una hora en aparecer. Para reducir la carga a este sitio Web, los comentarios están almacenados en disco duro y tarda tiempo en regenerarse con contenido nuevo.


Logo del ministerio de ciencia Este proyecto ha sido subvencionado parcialmente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Programa de Fomento de la Investigación Técnica del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.Dirección técnica y desarrollo: CMP Centro de Microinformática y Programación SRL

Novedad

Modelo bidireccional y triestratificado

Autor: Profesor G. Gómez-Jarabo
Director de biopsicologia.net


Desarrollo técnico: CMP Centro de Microinformática y Programación SRL

Dirección técnica: Emilio Garijo Soler

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Cache hits : 9 [90%]
Cache misses : 1 [10%]
Cache total : 10
Url added to cache : 3187



Misses list
index.php?option=com_search&lang=es&searchword=

In memory, waiting to be written : 0
Ram used : 1190032