La minusvalía se define como la desventaja social en un individuo afectado por una deficiencia o discapacidad. Surge, pues, en la relación de la persona con el medio, en los obstáculos culturales, materiales o sociales que le impiden una integración adecuada en la sociedad.

 

Por esto, el Baremo de Factores Sociales Complementarios valora una serie de situaciones que pueden limitar la integración de personas afectadas por una deficiencia o discapacidad. Los factores valorados son los siguientes: Familiar, Económico, Laboral, Cultural y Entorno.

Se trata de un valor absoluto a otorgar, según criterio del profesional, quien tras el estudio de la situación específica, determinará la puntuación dentro del margen establecido, teniendo en cuenta que dicha puntuación sólo podrá ser tenida en cuenta a partir de una valoración de un 25% de discapacidad y se sumará un máximo de 15 puntos.