BIOLOGIA Y SALUD MENTAL

Tratado multidisciplinar: Actividad cerebral, Procesos mentales superirores. Comportamiento

La enfermedad de Parkinson (EP) no afecta a todas las personas de la misma forma. En algunas personas la enfermedad progresa con rapidez, en otras no. Aunque algunas personas sufren incapacitación severa, otras experimentan sólo perturbaciones motoras menores. El temblor es el síntoma principal en algunos pacientes, mientras que en otros el temblor es una queja menor y otros síntomas son más problemáticos. En general, los síntomas más característicos de esta enfermedad son:


Temblor


Es un síntoma muy frecuente y que permite apoyar el diagnóstico clínico frente a algunos parkinsonismos secundarios, como el vascular o el farmacológico, que son preferentemente acinético-rígidos.


El temblor asociado con la enfermedad de Parkinson tiene un aspecto característico. Se trata habitualmente de un temblor de reposo, es decir, que aparece en ausencia de movimientos intencionales o del esfuerzo tónico para mantener una actitud o una postura. Es lento, de 4-6 Hz, y habitualmente sinérgico, es decir con contracciones alternantes de los músculos agonistas y antagonistas, aunque esta característica no es absolutamente constante. Suele afectar a las extremidades y no a la cabeza. Como sucede con todos los temblores, empeora con el cansancio, la ansiedad y los fármacos estimulantes del sistema nervioso. Desaparece durante el sueño. Suele tener escasas repercusiones funcionales, dado que desaparece o disminuye claramente al realizar un movimiento voluntario. No obstante, a veces tiene una repercusión psicológica importante para los pacientes. No es raro que, además del temblor de reposo, los parkinsonianos presenten también temblor de actitud o postural, a la misma frecuencia que el de reposo o con frecuencias más rápidas, similares a la del temblor de reposo o a la del fisiológico. Incluso el temblor de actitud puede ser un síntoma inicial de la enfermedad de Parkinson, en cuyo caso puede haber problemas de diagnóstico diferencial con otros tipos de temblor.


Rigidez


La rigidez, o una resistencia al movimiento, es otro de los síntomas cardinales, que afecta a la mayoría de los pacientes de Parkinson. Un principio básico del movimiento corporal es el de que todos los músculos tienen un músculo opuesto. El movimiento es posible no sólo porque un músculo se torna más activo, sino porque el músculo opuesto se relaja. Consiste en una contractura permanente de las masas musculares, que se traduce por una dificultad acrecentada para la movilización pasiva de las articulaciones. En la enfermedad de Parkinson, la rigidez proviene cuando, en respuesta a las señales transmitidas por el cerebro, se perturba el equilibrio delicado de los músculos opuestos. Los músculos permanecen constantemente tensos o contraídos por lo que la persona siente dolor o se siente inflexible o débil. La rigidez se hace evidente cuando otra persona trata de mover el brazo del paciente, el cual se moverá lentamente con movimientos cortos y abruptos, conocidos como rigidez de "engranaje".


Bradicinesia o acinesia


Bradicinesia, o la lentitud y pérdida de movimiento espontáneo y automático, es particularmente frustrante porque es difícil de pronosticar. Durante un momento el paciente puede moverse con facilidad. Al momento siguiente puede necesitar ayuda. Este quizás sea el síntoma más incapacitante y perturbador de la enfermedad porque el paciente no puede realizar con rapidez movimientos habituales. Actividades que antes se realizaban con rapidez y facilidad, tales como lavarse o vestirse, pueden tomar varias horas.


Trastornos posturales


Pueden ser iniciales, aunque lo habitual es que aparezcan en las fases avanzadas del proceso. En las fases poco avanzadas es difícil diferenciarla de la postura que puede considerarse normal en las personas de edad avanzada.


La inestabilidad de la postura o el equilibrio y la coordinación afectados, hace que los pacientes adquieran una inclinación hacia adelante o hacia atrás y se caigan con facilidad. Cuando se tropieza con ellos por el frente o cuando comienzan a caminar, los pacientes inclinados hacia atrás tienen la tendencia a tomar pasos hacia atrás, cosa que se conoce como retropulsión. La inestabilidad de la postura puede hacer que los pacientes tengan una postura inclinada, en la cual la cabeza está inclinada hacia abajo y los hombros se observan caídos. A medida que progresa la enfermedad, puede verse afectada la forma de andar. Los pacientes pueden detenerse en mitad de su camino y "congelarse" en posición, posiblemente incluso cayendo de frente. O los pacientes pueden andar con una serie de pasos rápidos y pequeños como si estuviesen apresurándose hacia adelante para mantener el equilibrio. Esta forma de caminar se conoce como festinación. De forma paradójica, los trastornos posturales y de la marcha aumentan en los lugares estrechos, pasillos, umbrales de las puertas, y mejoran en los amplios y poco concurridos.


Además de estos síntomas, se pueden observar otros síntomas accesorios o secundarios, algunos de ellos consecutivos a los fundamentales. Entre estos figuran:


Depresión


Entre los síntomas asociados o secundarios, la depresión es uno de los más frecuentes. Puede aparecer en una fase temprana de la enfermedad, incluso preceder al inicio de los síntomas parkinsonianos fundamentales. Ello puede dar lugar a dificultades diagnósticas, sobre todo porque la depresión suele asociarse a una cierta disminución de la expresividad facial. La depresión puede no ser severa, pero puede intensificarla el consumo de los medicamentos utilizados para tratar otros síntomas de la enfermedad de Parkinson. Afortunadamente, la depresión puede tratarse con éxito con medicamentos antidepresivos.


Cambios emocionales


Algunas personas con la enfermedad de Parkinson se tornan temerosas e inseguras. Quizás temen no poder hacer frente a situaciones nuevas. Pueden no desear viajar, ir a reuniones o socializar con los amigos. Algunos pierden su motivación y se tornan dependientes de los miembros de la familia. Otros pueden tornarse irritables y demasiado pesimistas. Puede observarse pérdida de la memoria y un pensamiento lento aunque la capacidad de razonar siga intacta. El hecho de si las personas sufren en realidad pérdida intelectual (conocido también como demencia), como consecuencia de la enfermedad de Parkinson, continua siendo un área controversial que aún necesita estudio.


Dificultad en tragar y masticar


La sialorrea, inicialmente de expresión sólo nocturna, puede ser un síntoma muy molesto para el paciente y con fuertes repercusiones emocionales. Los músculos utilizados para tragar pueden trabajar con menos eficacia en las etapas posteriores de la enfermedad. En estos casos, los alimentos y la saliva pueden acumularse en la boca en la parte posterior de la garganta lo que puede resultar en atragantamiento o babeo. Los medicamentos pueden aliviar a menudo estos problemas.


Problemas urinarios o de estreñimiento


Las alteraciones de los esfínteres, sobre todo en forma de micciones imperiosas con incontinencia esporádica, suelen ser tardías. En algunos pacientes pueden ocurrir problemas de la vejiga o problemas de estreñimiento debido al funcionamiento inapropiado del sistema nervioso autonómico que es responsable de regular la actividad normal muscular. Algunas personas pueden tornarse incontinentes mientras que otras pueden tener problemas en orinar. En otras, puede ocurrir estreñimiento debido a que el conducto intestinal opera más lentamente. El estreñimiento también puede ser ocasionado por la inactividad, por ingerir una dieta inadecuada o por beber demasiado poco líquido. Puede ser un problema persistente y, en casos raros, ser suficientemente grave para requerir hospitalización. Los pacientes no deberían dejar que el estreñimiento dure por más de varios días antes de tomar medidas para aliviar este problema.


Cambios en la dicción


La mitad aproximadamente de los pacientes de Parkinson tienen problemas de dicción. Pueden hablar con voz demasiado baja o con monotonía, pueden dudar antes de hablar, pueden pronunciar indistintamente o repetir sus palabras o pueden hablar demasiado rápidamente. Un terapeuta del habla puede ayudar a los pacientes a reducir algunos de estos problemas.


Problemas cutáneos


En la enfermedad de Parkinson, es común el que la piel de la cara se torne muy aceitosa, particularmente en la frente y en los lados de la nariz. El cuero cabelludo también puede tornarse aceitoso, resultando en la producción de caspa. En otros casos, la piel puede resecarse demasiado. Estos problemas son el resultado de un sistema nervioso autonómico con funcionamiento inadecuado. Los tratamientos estándar para los problemas de piel ayudan a resolver esta condición. Los sudores excesivos, otro síntoma común, se controlan generalmente con medicamentos utilizados para la enfermedad de Parkinson.


Problemas de sueño


Entre estos figuran la dificultad en permanecer dormido durante la noche, el sueño interrumpido, las pesadillas y sueños emocionales, y somnolencia durante el día. No está claro si estos síntomas están relacionados con la enfermedad o con los medicamentos utilizados para tratar la enfermedad de Parkinson. Los pacientes nunca deberían tomar medicamentos u otras ayudas para dormir que adquieren sin receta, sin consultar antes a sus médicos.


Distonía


La distonía es otro síntoma secundario, siendo precoz en algunas formas de parkinsonismo juvenil. Los pacientes tratados desarrollan distonías dolorosas, sobre todo en los pies, relacionadas con el descenso de los niveles plasmáticos de levodopa.


Acatisia


La acatisia consiste en la necesidad imperiosa de moverse sin que el paciente pueda estar quieto o sentado durante largos periodos de tiempo. Ocasionalmente, es un síntoma secundario en la enfermedad de Parkinson.


Trastornos cognoscitivos


Los trastornos cognoscitivos no fueron descritos inicialmente en la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, se ha observado que algunas alteraciones de tipo "subcortical", como la lentificación de la ideación, la disminución de la memoria reciente, las perseveraciones de tipo "frontal" son muy frecuentes. En series de parkinsonianos de edades avanzadas se comprueba que hasta el 30% de los pacientes llegan a cumplir criterios de demencia. Esta frecuencia es muy superior a la que corresponde por la edad. En ocasiones se debe a la extensión cortical de las lesiones (enfermedad con cuerpos de Lewy difusos); otras a la asociación de lesiones propias de una enfermedad de Alzheimer o de una demencia vascular.


En general, la demencia en los pacientes con EP se caracteriza por: lentificación para iniciar actividades espontáneamente, incapacidad para resolver problemas, deterioro y disminución en la memoria, alteraciones en la percepción visoespacial, en la formación de conceptos, una pobre generación de palabras y una incapacidad para mantener el "set" (Pirozzolo et al., 1982; Cummings et al., 1992).

Escribir un comentario

Su comentario puede tardar más de una hora en aparecer. Para reducir la carga a este sitio Web, los comentarios están almacenados en disco duro y tarda tiempo en regenerarse con contenido nuevo.


Comentarios  

0 # RE: 2.2.09.01. Síntomas y trastornos asociadosGuest 31-05-2018 12:58
Se agradece el comentario. Muchas gracias.
Un saludo
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
+2 # RE: 2.2.09.01. Síntomas y trastornos asociadossara zamora villegas 24-11-2011 17:18
parkinson demencias esta muy completo gracias
jsdvcsdklhvcbxnmbvisfuvbhasjknvbnbzxcbvchjvsc xvcjdvjchajsdvcjxcnmxbnmzbchkxdgckbxm,cnm,znx c,nbdihfgdhkvcbnl
Responder | Responder con una citación | Citar | Reportar al moderador
Logo del ministerio de ciencia Este proyecto ha sido subvencionado parcialmente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Programa de Fomento de la Investigación Técnica del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica.Dirección técnica y desarrollo: CMP Centro de Microinformática y Programación SRL

Novedad

Modelo bidireccional y triestratificado

Autor: Profesor G. Gómez-Jarabo
Director de biopsicologia.net


Desarrollo técnico: CMP Centro de Microinformática y Programación SRL

Dirección técnica: Emilio Garijo Soler

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
Cache hits : 9 [90%]
Cache misses : 1 [10%]
Cache total : 10
Url added to cache : 2356



Misses list
index.php?option=com_search&lang=es&searchword=

In memory, waiting to be written : 0
Ram used : 903440